Verano y aire acondicionado: ¿En qué fijarse al usar estos equipos?

La llegada de las altas temperaturas ya se comienza a sentir con fuerza en gran parte del país y solamente en Santiago, noviembre ha sido el mes más caluroso de los últimos 10 años. Por este motivo, el aire acondicionado se convierte más que nunca en un aliado imprescindible.

Junto con esto, es importante tener en cuenta que el mantenimiento y la limpieza de estas unidades son fundamentales para que las soluciones funcionen de forma óptima. Daikin, marca pionera en esta industria, ofrece sencillos consejos para poner a punto los equipos y estar totalmente preparado para la llegada del calor:

  • Verificar que los filtros estén limpios. Estos componentes tienen una labor fundamental, ya que eliminan ácaros y bacterias, mejorando así la calidad del aire que respiramos. Además, unos filtros sucios hacen que la unidad consuma hasta un 25% más de energía. La limpieza es muy sencilla: se desmontan los filtros y se lavan bajo la llave de agua con un poco de jabón blando.
  • Eliminar el polvo del Split interior. Se puede utilizar un paño con agua y jabón neutro para limpiar cuidadosamente. Es importante eliminar la suciedad acumulada en la rejilla. Después de limpiar toda la superficie, hay que secar con otro paño.
  • Comprobar el estado de la unidad exterior. Es importante realizar un mantenimiento regular de los equipos exteriores, ya que en ocasiones los agentes externos pueden generar pequeños daños en las unidades. Se debe verificar que la ventilación sea la correcta y que no se producen obstrucciones de ningún tipo (como por ejemplo, hojas secas).
  • Revisar la carga del gas refrigerante. En este punto se requiere la ayuda de un profesional calificado ya que la pérdida de gas refrigerante afecta notablemente el rendimiento del equipo.
  • Usar el aire acondicionado con cabeza: No es recomendable ajustar el termostato a una temperatura inferior a la deseada, ya que con esto no necesariamente se logra un enfriamiento más rápido, y además se generará un gasto innecesario de electricidad. Una diferencia con la temperatura exterior de más de 12º C no es saludable y cada grado que disminuya la temperatura estará consumiendo un 8% más de energía.

Finalmente, también existen pequeñas estrategias que pueden ser clave para lograr un mayor ahorro de energía sin renunciar al máximo confort. Por ejemplo, evitar ventilar la casa en las horas centrales de calor del día para que no se produzca un calentamiento excesivo y hacer uso de las distintas funciones del equipo, con las que es posible conseguir importantes ahorros en la cuenta de electricidad.