INTERPORC habla de su entrada al mercado chileno

En el mundo, los consumidores se han vuelto cada vez más exigentes, sobre todo en cuanto a la comida: el qué estoy comiendo y cómo fue fabricado ese alimento se ha convertido en un tema que finalmente hace la diferencia a la hora de elegir.

En este sentido, los españoles llegan a Chile a reposicionar el consumo de productos curados (como el jamón serrano) y embutidos como el chorizo y el lomo embuchado, todos estos derivados del cerdo de capa blanca español, fabricados bajo estándares europeos donde la sustentabilidad de sus procesos productivos garantiza bienestar animal y un mejor alimento en la mesa de los chilenos.

No es azar que la Organización Interprofesional Agroalimentaria deI Porcino de Capa Blanca Español (INTERPORC) haya puesto sus ojos en el país para impulsar el consumo de estos productos en tierras locales. Es más, esta campaña está cofinanciada por ICEX España Exportación e Inversiones, a través de la Oficina Económica y Comercial de España en Chile, por lo que hay un interés real de que los chilenos aprendan de la cultura y gastronomía hispana a través de esta comida.

El director de INTERPORC, Alberto Herranz, se refirió al foco en el mercado chileno que están teniendo desde el gremio. Herranz, interpreta la llegada de INTERPORC a Chile como una oportunidad para que las personas se familiaricen con España y sus sabores, ideal para aquellos que buscan un mejor producto, fabricado bajo altos estándares. “Chile tiene una economía competitiva y estable a nivel latinoamericano.

El mercado chileno es muy atractivo para nosotros. El producto español es conocido y de excelente calidad pero todavía no es un producto de masas y buscamos que cada vez llegue a más sectores”, explica.

-¿Qué meta tienen en Chile? ¿Qué proyecciones tienen?

Queremos aumentar el conocimiento y la confianza de los chilenos en cuanto a los productos de cerdo español, para que exista una mayor visibilidad y reconocimiento de los estos procesados. Buscamos que los chilenos crean que la apuesta de las empresas españolas es firme.

-¿Cuál es el valor agregado de los productos derivados del porcino de capa blanca?

Su sabor único, seguridad alimentaria garantizada (“de la granja a la mesa”), calidad, fiabilidad/confianza, versatilidad culinaria y tradición.

-¿Qué opinión tienen de los embutidos locales?

Se suelen basar en materias primas con poca transformación, a diferencia de los productos españoles.

También destacar que en muchos casos varía la mezcla de los productos, pues en Chile los embutidos se conocen como “cecinas” o los jamones como “patas”.  El chorizo chileno es también diferente al español.

Por otro lado, España ofrece una amplia gama de productos respecto al mercado chileno.