Energía limpia, la gran aliada contra el cambio el climático

Las características que presenta nuestro país, tanto en lo referente a geografía como clima, lo hacen ideal para el desarrollo de las Energías Renovables No Convencionales. Tanto así, que en los últimos años Chile se ha posicionado en los primeros lugares entre las naciones más atractivas para invertir en este tipo de generación.

Una de las más importantes, y que ha logrado crecer a pasos agigantados en los últimos años, es la industria de la energía solar. La fotovoltaica, junto con el resto de las ERNC han aumentado su aporte a la matriz energética, lo que se traduce en una reducción en la contaminación producida por la industria energética y, por lo tanto, en una punta de lanza para nuestro país en general en la batalla contra el cambio climático.

Actualmente, el 25% de la energía solar que se produce en Chile se hace bajo el alero de los Pequeños Medios de Generación Distribuida. Entre estos se encuentra Solek, empresa de origen checo con diversas instalaciones en nuestro país. “Una de las grandes características y ventajas de la energía fotovoltaica es poseer una baja huella de carbono y, por lo tanto, ser amigable con el medio ambiente” comenta Víctor Opazo Carvallo, CEO de Solek Chile.

“Si cada año el porcentaje de contribución a la matriz energética nacional de las energías limpias crece, inevitablemente se producirá una reducción en las emisiones de gases nocivos provenientes de la industria energética”, añade el ejecutivo. 

Las ERNC tienen la capacidad de transformarse en el más grande aliado de Chile en el camino autoimpuesto de la descarbonización total para el año 2050. Meta difícil, pero el crecimiento de la industria apunta a grandes logros, siendo este uno de los más importantes.