Consejos para calefaccionar ahorrando en invierno

Calefaccionar un hogar en invierno puede ser muy costoso no solo para el bolsillo, sino que también para la salud, considerando que es muy usual ver sistemas basados en combustión. En respuesta a ello, en Chile es cada vez más frecuente el uso de aires acondicionados, debido a las temperaturas cada vez más extremas en verano y en invierno (porque estos equipos también sirven para calefaccionar).

Gracias a la tecnología Inverter y los sistemas con eficiencia energética A+ y superiores, es posible generar importantes ahorros. Sin embargo, aún hay cosas que no sabemos y que tal vez valga la pena conocer.

Según Daikin, líder en climatización, un fallo muy común y que incrementa considerablemente el consumo eléctrico del aire acondicionado es fijar la temperatura muy alta o baja. Si tenemos en cuenta que por cada grado de variación podemos consumir hasta un 8% más de energía, llegó el momento de tener un control preciso de la temperatura para mejorar la calidad de vida en tu hogar sin disparar el consumo eléctrico.

¿Cuál es la temperatura ideal este invierno?

Un aspecto clave para ahorrar energía y conseguir que la calefacción se note en los diferentes sectores de tu hogar es regular la temperatura a lo largo del día. Por lo tanto, debes evitar que los 21ºC recomendados se mantengan perennes todo el día. Por ejemplo, en los lugares que no utilizas a diario, como pueden ser habitaciones de invitados o un estudio, debes rebajar la temperatura a los 18ºC.

Sin embargo, la cocina y el baño exigen una temperatura más alta, ya que pasamos en ellas mucho más tiempo. Trata de mantener como norma una media de 21ºC a 22ºC. Esta adaptación es especialmente importante en el baño. Todos sabemos que en invierno nos cuesta pensar en el momento de la ducha por el terrorífico frío. Aunque con el agua caliente esta sensación desaparece, te recomendamos que regules la temperatura para que disfrutes al máximo de ese instante del día.

Cuando llega la hora de dormir, también queremos estar “calentitos” para disfrutar de un sueño más agradable. Pero, por favor, sigue nuestro consejo: nunca debes dejar la calefacción a la temperatura diaria habitual. La temperatura ideal del aire acondicionado durante la noche debe oscilar entre los 15 ºC a los 17 ºC.  Recuerda que dormir con el aire acondicionado en invierno es saludable, pero regulando adecuadamente la temperatura.

En esta media, se logra una sensación agradable de calidez en cualquier lugar, al tiempo que se ahorra energía.